Beneficios

Los caballos transmiten un movimiento tridimensional que no puede ser fácilmente reproducido en la sala tradicional de terapias. El paso natural, junto con el calor del cuerpo del caballo proporciona numerosos beneficios, que incluyen: 

Mejorías en: 

  • Tono muscular y fuerza
  • Habilidades motrices gruesas como sentarse, ponerse de pie y andar
  • Amplitud de movimiento
  • Coordinación
  • Resistencia física

Avances en: 

  • Equilibrio
  • Control de cabeza y tronco
  • Control del cuerpo en el espacio
  • Postura
  • Movilidad

Efectos positivos sobre:

  • Coordinación oculo-manual
  • Sistema límbico relacionado con el estado de alerta, la motivación y la atención
  • Función sensoromotriz
  • Control oromotor, cualidad de la voz y la comunicación verbal